El TDAH en la infancia: síntomas, diagnóstico y tratamiento

El TDAH son las siglas de Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad. Un trastorno que padece entre un 2% y un 5% de la población infanto-juvenil. A nivel escolar se estima que en una clase de 30 alumnos entre uno y dos estudiantes tienen TDAH.

Este trastorno es crónico y comienza a revelarse antes de los 7 años. Además es más frecuente en los niños que en las niñas. Por cada cuatro niños con TDAH, una niña la tiene, según los datos de la Federación Española de Asociaciones de Ayuda al Déficit de Atención e Hiperactividad.

Se trata de un trastorno del neurodesarrollo que se caracteriza por síntomas manifiestos de falta de atención y/o impulsividad- hiperactividad. Existen tres subtipos dependiendo de cuál es el síntoma predominante o si son equivalentes.

Subtipos de TDAH

  1. Predominantemente inatento: Los niños que lo padecen tienen graves problemas de falta de atención, pero menor grado de hiperactividad o síntomas impulsivos.
  2. Predominantemente hiperactivo-impulsivo: Predominan los problemas de hiperactividad/impulsividad, pero no destacan los problemas de atención.
  3. Combinado: padece problemas graves de atención, hiperactividad e impulsividad.

¿Cómo reconocer el TDAH?

Un diagnóstico a tiempo es el primer paso para prevenir sus complicaciones. Las principales manifestaciones de cada una de las áreas son:

Déficit de atención

  • Tienen dificultades en prestar atención a los detalles.
  • Les cuesta mantener la atención en tareas o actividades.
  • Cometen errores por descuido, por ejemplo, al hacer los deberes.
  • Se distraen con facilidades con estímulos triviales.
  • Parece que no escuchan cuando se les habla.
  • Les cuesta seguir órdenes o instrucciones y terminar las tareas.
  • Presentan dificultades para organizar sus actividades o tareas.

Hiperactividad

  • Se remueve en el asiento o mueve en exceso manos y pies.
  • Se levanta en situaciones en las que debería permanecer sentado.
  • Exceso de energía.
  • Corre o salta excesivamente en situaciones inapropiadas (en adultos, sensación de inquietud).
  • Dificultades para jugar o dedicarse tranquilamente a actividades de ocio.
  • Habla en exceso.

Impulsividad

  • Se precipita en las respuestas sin haber dejado acabar la pregunta.
  • Tiene dificultades para guardar turno.
  • Interrumpe o se inmiscuye en las actividades de otros.

¿Cómo enfrentarnos al TDAH?

El tratamiento de los niños con Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad necesita de un programa multidisciplinar, adaptado a las características de cada niño para mejorar sus capacidades y características individuales . Se requiere terapia psicológica cognitivo-conductual, farmacológica y psicopedagógica.

Con el objetivo de trabajar los déficits cognitivos de los niños afectados por TDAH, NeuronUP propondrá el próximo martes actividades de rehabilitación cognitiva para niños con TDAH.

Related Post

Deja un comentario

Nombre *
Correo electrónico *
Web