Día-Internacional-de -a-Epilepsia

El vínculo entre la Epilepsia y la Neuropsicología

Hoy, segundo lunes de febrero, se celebra el Día Internacional de la Epilepsia y, por ello, hemos querido hacer una breve entrada sobre la relación entre la neuropsicología y esta enfermedad.

La epilepsia, como cualquier enfermedad crónica, afecta a la vida diaria de las personas que la padecen: toma de medicación, limitación de actividades a realizar, crisis impredecibles, estigma social y, entre otras, afectación cognitiva, que es lo que nos centraremos.

La afectación cognitiva puede relacionarse con dos tipos de factores:

  • Factores del propio proceso: edad de comienzo, tipo y frecuencia de las crisis, etiología, presencia de daño cerebral asociado, etc.
  • Factores dependientes de la medicación: dosis, tipo de fármaco, mono o politerapia, otros medicamentos asociados, etc.

Hay que destacar que, actualmente, la relación entre epilepsia, su tratamiento y el deterioro cognitivo es compleja y aún poco conocida, por lo que siguen necesitándose muchos estudios para saber más al respecto.

Concretamente, el campo de intervención para el neuropsicólogo del que queríamos tratar aquí es el tratamiento quirúrgico de la enfermedad. La cirugía es una de las alternativas más eficaces en los casos en los que el origen de las crisis es el lóbulo temporal y en los que los fármacos no dan resultado. En este tipo de intervenciones se requiere un equipo multidisciplinar, y el neuropsicólogo juega un papel fundamental en él.  Su labor consiste en llevar a cabo la evaluación prequirúrgica de los pacientes candidatos a cirugía, ayudando a localizar el foco epileptógeno y determinando tanto las funciones preservadas como las afectadas. Esto le permitirá estimar el riesgo de deterioro o mejoría cognitiva tras la intervención, ya que no en todos los casos es recomendable someterse a cirugía.

Después de la intervención también sigue teniendo una importante labor, pues tiene que evaluar los resultados obtenidos tras la misma, haciendo un seguimiento del estado cognitivo y funcional del paciente y llevando a cabo la intervención necesaria para lograr siempre que la persona tenga una buena calidad de vida.

Related Post

Deja un comentario

Nombre *
Correo electrónico *
Web