Parkinson

¿Fenómenos on-off? ¿Wearing-off? ¿Por qué son importantes en la enfermedad de Parkinson?

La enfermedad de Parkinson destruye los núcleos y circuitos neuronales que se encargan de distribuir y generar la dopamina. El más importante de estos núcleos –pero no el único- es el de la sustancia negra: es el primero en sufrir la neurodegeneración como consecuencia de diversos factores que todavía no se han conseguido explicar. Entre otros, se han propuesto factores víricos, tóxicos –la MPTP-, mitocondriales, o genéticos. A ello, hay que añadirle la afección de circuitos neuronales noradrenérgicos, que se encargan de las funciones “de mantenimiento” del resto del cuerpo (sistema cardiovascular, sistema respiratorio, vigilia y sueño, etc.) y cuyo principal transmisor es la norepinefrina. Además, la acetilcolina y el sistema colinérgico también se ven afectados produciendo efectos como temblores y rigidez postural.

Síntomas de la enfermedad

Uno de los síntomas de la enfermedad de Parkinson son las distonías, contracciones musculares sostenidas que provocan posiciones forzadas y dolorosas para los pacientes. Estas distonías se asocian a la fluctuación en los niveles de dopamina como consecuencia de la destrucción de la sustancia negra. La duración de estas distonías puede durar entre treinta minutos y cinco horas y resultan altamente discapacitantes, reduciendo considerablemente la calidad de vida de los pacientes y aumentando el dolor. Los pacientes pueden llegar a la “congelación” del movimiento en estadios moderados y avanzados de la enfermedad.

Para tratar este síntoma (y otros) se administran medicamentos farmacológicos como la levodopa. El tratamiento es complejo porque la levodopa no es dopamina en sí, sino un precursor ya que la dopamina no puede traspasar la barrera hematoencefálica del sistema nervioso que conforman las meninges –de una manera gráfica, podría decirse que es un “muro” que nos protege de amenazas externas-. La levodopa es el tratamiento más eficaz contra los síntomas motores del Parkinson, aunque no está exenta de efectos secundarios.

La levodopa no tiene un efecto permanente. Actúa sobre algunos receptores de la dopamina que se encuentran en el estriado, pero finalmente estos receptores se ven afectados por la neurodegeneración, o bien se vuelven hipersensibles.

¿Qué sucede cuando se ha asimilado el tratamiento con levodopa?

Las discinesias: movimientos paradójicos anormales y exagerados como tics o, de nuevo, contracciones musculares (distonías) y sacudidas. Las discinesias se producen como parte de un fenómeno caracterizado por las fluctuaciones motoras cuando la eficacia del tratamiento con levodopa comienza a disminuir a lo largo del día. Se producen dos tipos de fenómenos: el fenómeno on-off y el fenómeno wearing-off.

El fenómeno on-off es una fluctuación de la actividad motora, y se caracteriza por periodos en los que el paciente alterna la actividad con un estado de dificultad motora e incluso congelación de duración variable (de algunos segundos a minutos). Parece que este fenómeno se asocia a variaciones en el nivel de levodopa en sangre.

Además, durante el fenómeno off, y como consecuencia del tratamiento farmacológico, pueden aparecer con mayor frecuencia síntomas neuropsiquiátricos como alucinaciones, apatía, o ansiedad. Pero estos no son exclusivos de los periodos “off”: durante el periodo “on” puede aparecer desinhibición, verborrea, o hiperactividad. De hecho, se ha propuesto subdividir los síntomas on-off (Martín Lunar et al., 2003).

Los síntomas on-off:

–          Síntomas on-off motores: Encontramos dos perfiles predecibles (acinesia del despertar y fenómeno wearing-off) y un perfil impredecible (fenómeno on-off motor). La acinesia del despertar se da cuando el periodo de toma entre dosis es mayor que el efecto de la levodopa, se producen un agravamiento de los síntomas motores nocturnos que alcanzan la máxima intensidad al despertar. El fenómeno wearing-off es un deterioro de fin de dosis que tiene estrecha relación con los periodos de toma de levodopa; se producen fluctuaciones asociadas cuya latencia disminuye progresivamente a medida que avanza la enfermedad.

–          Síntomas on-off conductuales: Serían las manifestaciones neuropsiquiátricas asociadas a los fenómenos on-off motores.

A pesar de lo anterior, la levodopa es necesaria y beneficiosa si existe receptividad al tratamiento. Todo lo anterior pretende resaltar la importancia de controlar correctamente la medicación y las proteínas que se ingieren en la Enfermedad de Parkinson (ya que tienen relación en términos de absorción en sangre), y sus consecuencias: durante el fenómeno on la receptividad al tratamiento antiparkinsoniano es mayor y se produce una mejora clínica.

Summary
¿Fenómenos on-off? ¿Wearing-off? ¿Por qué son importantes en la enfermedad de Parkinson?
Article Name
¿Fenómenos on-off? ¿Wearing-off? ¿Por qué son importantes en la enfermedad de Parkinson?
Description
La enfermedad de Parkinson destruye los núcleos y circuitos neuronales que se encargan de distribuir y generar la dopamina. El más importante de estos núcleos –pero no el único- es el de la sustancia negra: es el primero en sufrir la neurodegeneración como consecuencia de diversos factores que todavía no se han conseguido explicar.
Author
Publisher Name
NeuronUP
Publisher Logo

Javier Tomás Romero

Javier Tomás Romero

Licenciado en Psicología (Universidad Pontificia de Salamanca),Máster en Psicología Forense(Asociación Española de Psicología Conductual), Máster en Neurociencia (Universidad de Granada) y Máster en Neuropsicología (Universidad de Salamanca).
Javier Tomás Romero

Related Post

Deja un comentario

Nombre *
Correo electrónico *
Web