instrucciones en rehabilitación cognitiva

Instrucciones en rehabilitación cognitiva: métodos, diseño y eficacia

A continuación vamos a exponer algunos principios para elaborar instrucciones en vuestras actividades de rehabilitación cognitiva. Si lo que pretendes es la personalización de las actividades (cosa que no tiene por qué ser así), las instrucciones son una parte importante que debes trabajar para tu paciente. Adaptar las instrucciones a las características del aprendizaje supone hacer un esfuerzo ya que debes comprender la manera en que tu paciente piensa, razona y aprende. Por ello te describimos varios métodos desde la literatura científica.

Instrucción directa e instrucciones programadas

                Los principales métodos de instrucción son (Ehlhardt, Sohlberg y Glang y Albin; 2005):

1. Instrucción directa: Es un método de instrucción estructurado que no pretende monitorizar el pensamiento del paciente. Algunos de los métodos principales de instrucción directa son:

  • Step-analysis (secuencias)
  • Modelamiento
  • Feedback masivo
  • Práctica masiva: hay tres tipos; masiva, mixta y espaciada
  • Diagramas de acción espaciada
  • Observación de modelos
  • Aprendizaje sin error

2. Instrucciones programadas: Su objetivo es que los pacientes logren monitorizar su pensamiento. Parte de las habilidades metacognitivas. Obviamente no se puede aplicar con todos los pacientes ya que se requiere un nivel mínimo en comprensión, lenguaje, razonamiento, memoria prospectiva, planificación… por lo que debes adaptar la instrucción al nivel o perfil cognitivo del paciente. Algunos métodos principales son:

  • Método “Scaffolded”: implica la elaboración de flujos o diagramas. Son representaciones gráficas del proceso de pensamiento.
  • Estrategias metacognitivas

– Estimaciones (de las habilidades)

– Procesos de auto-monitorización y control (por comparación en la tarea)

– Atribuciones (de la ejecución de la tarea, de las posible complicaciones en la tarea, de los recursos…)

– Análisis de problemas

– Entrenamiento en expectativas

– Secuencias de auto-instrucción

– Auto-regulación verbal

Diseño de las instrucciones de rehabilitación cognitiva (Sohlberg, Ehlhardt, Kennedy, 2005).

Las instrucciones deben cumplir una serie de criterios:

  1. Análisis de contenido para detallar las “grandes ideas”, conceptos, reglas, y estrategias generalizables.
  2. Determinar habilidades necesarias y pre-requisitos.
  3. Secuenciar las competencias, de simples a más complejas.
  4. Desarrollar análisis de las tareas.
  5. Desarrollar y secuenciar una amplia gama de ejemplos de entrenamiento para facilitar la generalización.
  6. Crear instrucciones simples y consistentes con lenguaje claro y guionizarlo para reducir la confusión y que focalicen a la persona que aprende en el contenido relevante.
  7. Establecer claramente los objetivos de aprendizaje
  8. Establecer los criterios de consecución
  9. Proveer de los modelos y paulatinamente establecer un desvanecimiento de las pistas y los avisos para facilitar el aprendizaje sin error.
  10. Pre-corrección mediante la instrucción de las capacidades pre-requeridas a la tarea en primer lugar, o bien aislando los pasos difíciles de la instrucción.
  11. Proveer un feedback consistente y rápido (dar el modelo “bueno” inmediatamente si el paciente comete un error).
  12. Aportar elevadas cantidades de práctica masiva correcta seguida de la práctica distribuida.
  13. Proveer de revisión suficiente y acumulativa (integración de material nuevo y viejo).
  14. Individualizar la instrucción (lenguaje, ritmo, tiempo, capacidades…)
  15. Evaluación progresiva de la conducta para evaluar la evolución de la función.

Un modelo combinado (instrucción directa e instrucción programada) producen los mejores resultados (Ehlhardt, Sohlberg, Glang, Albin; 2005). Tras este tipo de modelo, y por orden de efectividad demostrada, encontramos:

–          La estrategia en instrucciones programadas

–          La instrucción directa, y

–          Las instrucciones no directas (tipo entrenamiento social o ensayo-error).

¿Qué instrucciones producen el mayor efecto?

  1. Práctica explícita: Práctica y revisión distribuida, práctica repetida, revisión de la ejecución secuenciada, feedback y revisiones continuos.
  2. Orientación a las tareas/organizadores avanzados: establecimiento de los objetivos de la instrucción, revisión de materiales previos a la instrucción, instrucción en la atención a información particular, proveer de información previa sobre la tarea.
  3. Presentación de nuevo material para el aprendizaje: diagramas, representaciones mentales, informaciones sobre ejecuciones previas que tengan relación con la tarea que vas a llevar a cabo con el paciente.
  4. Modelado de pasos para completar la tarea.
  5. Secuenciación
  6. Investigación/validación sistemática y refuerzo: uso de validaciones y feedback continuo. Debes hacer que tu paciente se pregunte las consecuencias de emitir conductas en determinadas situaciones y tareas. Cuando expones una consecuencia, es mejor comenzar por un refuerzo negativo (que tiene un efecto más generalizado) y terminar con uno positivo (que produce mayores beneficios en la recuperación).

Estos son algunos de los métodos y principios que puedes adaptar para tu paciente. La próxima entrada se centrará en el método scaffolded (literalmente, significa andamiaje) para la rehabilitación.

Javier Tomás Romero

Javier Tomás Romero

Licenciado en Psicología (Universidad Pontificia de Salamanca),Máster en Psicología Forense(Asociación Española de Psicología Conductual), Máster en Neurociencia (Universidad de Granada) y Máster en Neuropsicología (Universidad de Salamanca).
Javier Tomás Romero

Related Post

Deja un comentario

Nombre *
Correo electrónico *
Web