Juego de la plataforma de neurorrehabilitación NeuronUP

Las nuevas tecnologías de la neurorrehabilitación: seis conceptos imprescindibles

En el IX Congreso de la SANP, tuvimos la fortuna de compartir mesa redonda junto a otras propuestas de rehabilitación que tenían el denominador común de la tecnología. De las charlas con aquellos profesionales pudimos extraer algunos conceptos interesantes que deben guiar la construcción de una herramienta tecnológica para la neurorrehabilitación.

A continuación exponemos 6 conceptos imprescindibles sobre rehabilitación neuropsicológica.

1. Materiales significativos

Debe ser significativa, usar (o implicar) materiales del paciente. Esto quiere decir integrada con la realidad y centrada en aspectos cotidianos, en la medida de lo posible en Actividades de la Vida Diaria. Cuanto más motivadora, mejor. Debemos aprovechar la sensación de logro de los pacientes. Existen pocos motivadores tan potentes como poder demostrar a nuestro entorno (y a nosotros) que hemos conseguido hacer cosas que no podíamos. Olvidemos las pruebas de laboratorio que re-adaptamos para la neurorrehabilitación. Ésta no es (simplemente) aplicar una y otra vez matrices de atención selectiva/alternante (por ejemplo), es conseguir recordar el cumpleaños de mi mujer o mantener una conversación coherente con nuestra nieta. Las actividades y objetivos deben estar planificadas en este sentido. Debe poder utilizar materiales “subidos” por el paciente.

2. Materiales adaptados a la cultura y al desarrollo

Debe estar adaptada a la cultura y a la etapa evolutiva. No podemos utilizar los mismos dibujos con personas adultas y con niños. Cada uno tiene motivaciones e interpretaciones distintas. Se enfrentarán también a situaciones evolutivas distintas. Tampoco podemos evitar tratar en la rehabilitación temas que en muchos casos consideramos tabú, porque son realidades que los pacientes deben saber interpretar en contextos reales.

3. Tecnología supervisada por profesionales

Debe estar guiada por los profesionales clínicos, que son quienes desarrollan la herramienta en base a la experiencia y el conocimiento. El concepto de rehabilitación debe implicar la presencia de un terapeuta. Una de las ideas que se reiteró en el Congreso de Granada fue la participación transdisciplinar, la rehabilitación como un concepto global en el que intervienen diferentes perfiles de neurorrehabilitadores, terapeutas ocupacionales, fisioterapeutas, logopedas, neurólogos y médicos rehabilitadores, y neuropsicólogos son diferentes perfiles que intentar abordar un mismo problema desde diferentes perspectivas, pero con un objeto común: el cerebro. Esta experiencia debe dirigir los procesos de construcción de las herramientas de neurorrehabilitación.

4. Herramienta basada en la veracidad y la eficiencia

Debe estar basada en modelos que hayan demostrado veracidad y eficiencia. Nosotros nos basamos en modelos que, desde la neurociencia, han demostrado actividad significativa en tareas particulares. Pero de manera reiterada y a lo largo de muchos estudios. Partimos de los procesos neuronales de computación, para luego analizar las funciones modulares, y finalmente estudiamos la combinación de estas funciones cuando las personas deben responder a las demandas de las situaciones.

En cuanto a los métodos de rehabilitación, nosotros, a una magnífica pregunta hecha en este sentido durante el congreso, respondimos que el modelo del material que usamos no es lo más importante. Lo importante es cuál es la estrategia de resolución que usamos con nuestro paciente particular cuando se enfrenta a una situación. Y este punto clave es una de las diferencias respecto a la estimulación, porque implica la participación activa del terapeuta. Aprovechamos y analizamos los procesos básicos porque revelan los perfiles particulares de funcionamiento neurocognitivo. Y en base a ellos, podemos construir actividades que implican funciones ejecutivas, memoria, lenguaje, etc.

5. No puede reemplazar a la intervención

La tecnología es sólo una parte de la neurorrehabilitación. El fin último de la rehabilitación debe ser integrar al paciente en entornos reales y las herramientas tecnológicas son un medio para ello, no la finalidad. Debemos construirlas como una ayuda para los clínicos o como un soporte para los pacientes. Pero jamás como un elemento rehabilitador en sí mismo, sin contextualizar ni comprender los factores cognitivos, emocionales, sociales y evolutivos que afectan al proceso neurorrehabilitador.

6. Proceso escalonado

Existen dos realidades en neurorrehabilitación que comparten el concepto de gradación: la evolución del paciente y las funciones cognitivas. Al ser un proceso escalonado, la rehabilitación debe contemplar diferentes niveles de intervención en diferentes funciones neurocognitivas. Y para hacer de la rehabilitación un proceso estructurado y nivelado (profesional, que es lo que la diferencia de la estimulación) partimos de la base de que las funciones y los procesos neurocognitivos adquieren mayor complejidad cuanto mayor es la demanda de la actividad rehabilitadora.

Related Post

Deja un comentario

Nombre *
Correo electrónico *
Web