postura corporal - redimiento cognitivo - body posture - cognitive performance

Fake It Until You Make It: Influencia de la Postura Corporal en la Actitud y el Rendimiento Cognitivo

Estamos acostumbrados a leer que el lenguaje no verbal, nuestros gestos y posturas corporales, revelan nuestro estado anímico o psicológico, algo que reflejamos incluso en nuestra forma metafórica de hablar, cuando utilizamos expresiones como “llevar peso sobre los hombros” haciendo referencia a un sentimiento de culpa o de responsabilidad, o “llevar la cabeza alta” para referirnos a la conveniencia de mantener una actitud de cierto orgullo.

Pero, ¿qué sucede si adoptamos a propósito una postura similar? ¿Puede una postura corporal determinada cambiar nuestro estado psicológico o anímico?

¿Puede una postura corporal determinada cambiar nuestro estado psicológico?

La investigadora de la Universidad de Columbia Dana R. Carney y su grupo de investigación se hicieron esta pregunta y llevaron a cabo un estudio [1] con el que quisieron comprobar si adoptando una postura corporal asociada con una actitud de poder (posturas expandidas, con las extremidades abiertas, que en la naturaleza se asocian con un alto nivel de poder o rango del individuo que la exhibe) provocaba cambios a nivel psicológico, fisiológico y conductual, que hicieran a los participantes sentirse y comportarse de forma típica a como se ha observado que lo hacen las personas con alto poder.

En particular, las personas de gran poder en comparación con las personas con poco poder, además de adoptar posturas corporales más expandidas y abiertas que proyectan dominio, muestran también mayor disposición a participar en la acción y a asumir riesgos que las personas con bajo poder, y se sienten con más nivel de control o de poder que estas[1].

Por el contrario, las personas con bajo poder muestran el perfil opuesto, adoptando posturas contraídas y cerradas (extremidades que tocan el torso) que proyectan bajo poder y asumiendo menos riesgos.

Además, en los seres humanos y en otros animales los individuos poderosos y los individuos sin poder también se diferencian en el perfil neuroendocrino, mostrando los primeros niveles altos de testosterona (la hormona del dominio) y bajos de cortisol (la hormona del estrés) y los segundos niveles bajos de testosterona y altos de cortisol.

Teniendo todo esto en cuenta, los investigadores midieron los niveles salivares de testosterona y cortisol de los participantes antes y después de posicionarles en la postura corporal de interés (de alto vs. de bajo poder). Tras haber mantenido los sujetos dicha postura durante 1 minuto, se midió también su conducta de toma de riesgo (mediante una gambling-taskotarea de juego) así como una medida del sentimiento de poder mediante un autoinforme en una escala de 1 (en absoluto) a 4 (mucho).

Los investigadores observaron que los participantes que habían adoptado posturas de poder alto mostraban cambios respecto a sus niveles basales (antes de adoptar la postura experimental) en el sentido esperado para las personas con alto poder: su nivel de testosterona había aumentado y el de cortisol había disminuido, y tenían puntuaciones mayores en sentimiento de poder y control. Además, el 86,36% de este grupo de participantes mostró conductas de mayor riesgo en la tarea de juego, frente al 60% del grupo de sujetos que había adoptado posturas de bajo poder.

Los sujetos que habían adoptado posturas de bajo poder también mostraron cambios congruentes con lo esperado: su nivel de testosterona disminuyó, aumentando el de cortisol, y tenían puntuaciones más bajas en sentimiento de poder que antes de adoptar la postura.

Así los investigadores concluyeron que, una manipulación simple de la postura corporal durante 1 minuto fue suficiente para alterar significativamente los estados fisiológicos, mentales y conductuales de los participantes, y que ello puede preparar a los sistemas mental y fisiológico de los individuos para soportar situaciones difíciles y estresantes.

Implicaciones para la práctica clínica

Lo que resulta especialmente llamativo de estos resultados es la inmediatez con la que el cambio de postura corporal produce sus  efectos, ya que estos tuvieron lugar tras 1 minuto de duración de las posturas y 17 minutos después de haber terminado de posar.

Esto además de suponer una evidencia queda respaldo científico al valor adaptativo de la actitud delfakeituntilyoumakeit (fíngelo hasta que lo logres)tiene interesantes implicaciones para la práctica clínica: hablando en particular en el campo de la neurorrehabilitación, cuidar la postura del paciente durante la evaluación y la rehabilitación cognitivas es importante desde el momento en que ciertas posturas (o aproximaciones a las mismas) pueden modificar los sentimientos de competencia o poder aumentándolos o disminuyéndolos y que a su vez, se ha visto que un sentimiento bajo de poder puede determinar un deterioro importante en el rendimiento cognitivo[2], en concreto en tareas de funciones ejecutivas que evalúan procesos de inhibición, planificación y actualización [2].

La postura corporal también influye en la recuperación de recuerdos emocionales y en el acceso y la recuperación a la memoria autobiográfica, que es un tema que se abordará en un próximo post.

Por: Lidia García Pérez

Bibliografía

  1. Carney, D.R., Cuddy, A.J.C. and Yap, A.J. (2010). Powerposing: briefnonverbaldisplaysaffectneuroendocrinelevels and risktolerance. PsychologicalScience, 21(10) 1363-1368.
  2. Smith, P.K., Jostmann, N.B., Galinsky, A.D., & van Dijk, W.W. (2008). PsychologicalScience, 19, 441–447.

 

Lidia García Pérez

Lidia García Pérez

Licenciada en Psicología (Universidad Complutense de Madrid),Máster en Evaluación y Rehabilitación Neuropsicológicas (Universidad Camilo José Cela) y Máster en Neurociencia (Universidad Autónoma de Madrid).
Lidia García Pérez

Related Post

2 thoughts on “Fake It Until You Make It: Influencia de la Postura Corporal en la Actitud y el Rendimiento Cognitivo

  1. David Moreno 20 de julio de 2017 at 18:22 06Thu, 20 Jul 2017 18:22:43 +000043.

    Muy interesante.
    Es posible entonces que un adecuado entrenamiento postural pueda modificar los niveles hormonales de testosterona y que esto unido a un entrenamiento físico de fuerza que también estimula la generación de testosterona pueda influir en la forma de pensar de un individuo y su estatus social, incluso pueda ser útil en tratamientos contra el estrés y la ansiedad.

    Un saludo

    • Lidia García Pérez
      Lidia García Pérez 25 de septiembre de 2017 at 20:23 08Mon, 25 Sep 2017 20:23:32 +000032.

      Hola David, gracias por tus comentarios. Son interesantes las hipótesis que planteas, sin embargo hay que tener cuidado a la hora de generalizar las conclusiones de cada estudio más allá de las condiciones en las que se realiza. Este estudio en particular sí demuestra una modificación del nivel de testosterona (y de cortisol) pero a corto plazo (minutos). Si esos efectos se mantienen o no a largo plazo con entrenamiento físico, es una pregunta interesante que requeriría un estudio con un diseño experimental específico que la respondiera. Lo mismo en cuanto las demás hipótesis: si los cambios en el nivel testosterona u otras hormonas pueden modificar o no el estilo cognitivo de un individuo y/o su estatus social son preguntas que requerirían estudios específicos y que no se pueden contestar con este en particular. Son preguntas interesantes, gracias por plantearlas. Un saludo

Deja un comentario

Nombre *
Correo electrónico *
Web