Neurofeedback

Qué es el Neurofeedback

En el libro Neurofeedback (2007) de Evans, existe un capítulo titulado “Ours is to reason why and how”, que podría traducirse como: “Es nuestra tarea explicar cómo y por qué”, es decir, cómo y por qué funciona el Neurofeedback.

En efecto, ha leído bien: uno de los primeros manuales de Neurofeedback dedica un capítulo a preguntarse por qué funciona el Neurofeedback. El artículo, de hecho, proporciona hasta 16 variables (¡!) que pueden hacer más exitosa la técnica. En primer lugar, hablamos de un teatro de operaciones, el cerebro, supuestamente configurado para la virtud, pero que desarrolla vicios y compensaciones en su interacción con el mundo real debido al condicionamiento operante. Las redes resultantes pueden no ser las adecuadas para la vida armónica del sujeto.

La primera idea sobre el funcionamiento del Neurofeedback, la Hipótesis Bulldozer o Técnica Bulldozer, consistía en creer que el cerebro debe tener una distribución de frecuencias dada, y que la terapia adecuada consistiría en ‘quitar’ exceso de amplitud en una banda y ‘llevarlo’ a otra banda, como si de un fluido se tratara. Como hipótesis básica, es un modelo muy visual y sencillo. Surge el concepto de Neuromodulación.

Históricamente (1975, Sterman) surgieron dos protocolos primigenios, el SMR y el Theta Beta ratio, ampliamente aplicados a trastornos muy distintos y con resultados diversos. Ambos han demostrado efectividad en TDAH sobre todo, y poco a poco, el Neurofeedback se dirige a la dirección que hoy en día parece mas correcta: el paso del “Un trastorno, Un protocolo” a “Un trastorno, Un EEG, Un endofenotipo, Un protocolo”,(Arns) en el que existen solidos avances en TDAH. Pero, simultáneo a este avance, existe una diversificación que añade confusión en el campo, puesto que el Neurofeedback ofrece tratamientos monopolares y bipolares, terapias de amplitud, de ratio, de potencia, de reducción, protocolos lateralizados, que estudian asimetrias y posteriorizaciones, acoplamientos de onda y fase…Todo ello con una panoplia de equipos y software muy diversos, que realizan desde una simple terapia monopolar a un EEG basado en puntuaciones Z.

Por ultimo, una corriente (Othmer) trabaja y estudia las ondas ultra lentas, menos de 1hz. Y trabaja con autismo, sin duda el trastorno más refractario a cualquier terapia. Así que ahora, en 2016, nos toca explicar cómo funciona el Neurofeedback, cosa que vamos a intentar, a partir de información que surgen de distintas técnicas, y sin intentar recurrir a ningún ‘Homunculo Neuroplastico’.

En primer lugar, las terapias de Biofeedback como la de tasa cardiaca o HRV sorprenden a los psicologos en sus exitos con la hiperactividad y la depresión. Podríamos decir que, como el Neurofeedback , la autoregulación es la clave, aunque hablemos de una regulación de una actividad somática. Otra de las terapias de Neurofeedback primitivas,es la de Potenciales (SCP), donde se trabaja la disposición o activación (Bereitschaft), previa a la atención, también un tipo básico de autoregulación. La autoregulación explicaría el por qué del éxito de protocolos distintos sobre un mismo colectivo. (ej. Hiperactivos)

Las técnicas de imagen como FMRI, SPECT y BOLD nos demuestran que una de las características que acompañan a un cerebro lento es la hipoperfusión: El neurofeedback trabaja esas zonas lentas, y al activarlas, aumenta la perfusión. Al respecto, estudios en Traumatismos e Ictus demuestran que zonas con problemas de perfusión reducen su frecuencia media. El metabolismo y grosor de algunas zonas frontales sometidas a neurofeedback aumenta, lo que es significativo, dado que el volumen de zona gris suele ser factor diagnóstico en algunos trastornos. El efecto de potenciación a largo plazo (LTP), demostrado en la reducción de hiperactividad.

Cognitivamente, algunas tendencias obsesivo-compulsivas y agresivas, se manifiestan como puntos localizados que generan altas frecuencias beta. El neurofeedback realiza una normalización de la actividad de esas zonas, agilizando la terapia cognitiva posterior. Por último, distintas técnicas producen efectos similares en ciertos circuitos, como los cortico-talámicos, en el auténtico código máquina del input sensorial al cerebro y de los núcleos basales.

Resumiendo, el Neurofeedback busca y produce :

  • La autoregulación del sujeto en la vida diaria como ganancia principal.
  • La perfusión correcta, y el aumento de metabolismo adecuado
  • Población y conexión neuronal adecuada
  • Frecuencia adecuada o distribución adecuada para la zona concreta.
  • Normalización de circuitos corticales y del input sensorial.

Latest posts by Javier Vigil Morant (see all)

Related Post

Deja un comentario

Nombre *
Correo electrónico *
Web