resiliencia -resilience

¿Qué es la resiliencia?

“He sido un hombre afortunado, en la vida nada me ha sido fácil” (Sigmund Freud).

En la vida tarde o temprano todos nos enfrentamos a momentos difíciles: La enfermedad o muerte de un ser querido, una ruptura amorosa, problemas económicos o pérdida de trabajo, crisis personales…

La resiliencia es la capacidad que tenemos los seres humanos de enfrentarnos a una situación adversa, adaptarnos con flexibilidad, y salir fortalecidos de ella.

La resiliencia es la capacidad de asumir que no existe una vida dura, sino momentos difíciles

Características de las personas resilientes

Hay una diferencia sutil entre la resiliencia y la resistencia. En esta última se trata de resistir incólume, con una resistencia de tipo pasiva. En la resiliencia, la persona no es como una roca que aguanta las embestidas. Cuando hablamos de resiliencia, la persona es como el bambú, flexible, que se adapta a la situación adversa y consigue trascender.

Las personas resilientes son lo que son por lo que superan, no por lo que logran.

Las personas resilientes se permiten recuperarse, no se dejan vencer, manejan la presión y superan la tristeza. Son capaces de crecer a pesar de los problemas, y vivir con sentido del humor. Aprenden de los errores y enfrentan los problemas. Saben controlar las emociones negativas y activar sus habilidades en momentos difíciles.

Un ejemplo de resiliencia grupal

Todos conocemos la tragedia que sacudió a New York, Estados Unidos, el fatídico 11 de septiembre del 2001. La población estadounidense se unió de manera política y social de un modo nunca antes visto. Esta cohesionada resiliencia es un ejemplo admirable de cómo un grupo de personas, e incluso una nación, puede unirse y renacer de sus cenizas tras el desastre, y resurgir transformada.

Un ejemplo de resiliencia individual

Viktor Frankl durante la Segunda Guerra Mundial estuvo prisionero en un campo de concentración junto a su familia y su mujer. Él fue el único superviviente. Tras ser liberado, escribió el libro El hombre en busca de sentido (1946).

En este libro narra las horripilantes situaciones y condiciones infrahumanas que tuvo que soportar mientras estuvo allí, y hace un análisis exquisito de la condición humana, afirmando que quienes perdían el sentido de la vida, tenían menores posibilidades de sobrevivir.

¿Cómo trabajar la resiliencia?

Según la psicóloga Edith H. Grotberg, hay unos factores de ayuda para promover la resiliencia, y éstos se pueden categorizar en las siguientes dimensiones:

  • La dimensión interna (la fuerza interior)
  • La dimensión externa (los factores de apoyo externos)
  • La dimensión social (los factores interpersonales)
YO TENGO

Apoyo social

YO SOY

Fortaleza interna

YO ESTOY

Dispuesto a hacer

YO PUEDO

Habilidades

Los pilares de la resiliencia individual (Wolin&Wolin, 1993)

  • La introspección: entendida como el arte de preguntarse y cuestionarse a uno mismo, de conversar y de darse una respuesta honesta.
  • La independencia, entendida como el hecho de saber fijar límites entre uno mismo y las circunstancias. También se refiere a la capacidad de mantener la distancia emocional y física.
  • La capacidad de relacionarse: establecer vínculos con otras personas. Consiste en equilibrar la necesidad de afecto con la actitud de darse a los demás.
  • La iniciativa: el disfrute de exigirse y ponerse a prueba.
  • El humor, para encontrar el equilibrio entre la comedia y la tragedia.
  • La creatividad: el poder abrir la mente hacia nuevas posibilidades.
  • La moralidad: entendida como el deseo de querer el bienestar para todos los seres humanos y ser capaz de comprometernos con este valor.

El camino de la resiliencia

La APA (Asociación Americana de Psicología), tras la tragedia del 11S, definió estos diez caminos para promover la resiliencia entre sus ciudadanos, y dotarlos de herramientas eficaces para superar las adversidades.

La resiliencia puede aprenderse, la resiliencia es un proceso, no una situación especial ni un momento determinado en el tiempo. Cada persona presenta su propio proceso

  • Hacer conexiones.
  • Evitar ver las crisis como problemas insuperables.
  • Aceptar los cambios como parte del proceso de la vida.
  • Avanzar hacia los objetivos, y definir metas realistas.
  • Actuar con decisión ante las adversidades.
  • Buscar oportunidades para definirse uno mismo.
  • Alimentar una visión positiva de uno mismo.
  • Mantener la perspectiva de las cosas; prever el largo plazo y saber recontextualizar los acontecimientos.
  • Mantener una visión esperanzada.
  • Cuidarse: Prestarpatención a sus propias necesidades y sentimientos

“Las dificultades preparan a personas comunes para destinos extraordinarios”.        C.Lewis

Si estás interesado en artículos sobre habiliades sociales quizás también te interese la entrada el Efecto Pigmalión y la fuerza de las expectativas.

Related Post

Deja un comentario

Nombre *
Correo electrónico *
Web