Síndrome-de-Asperger

Un acercamiento al Síndrome de Asperger en su Día Internacional

En los últimos años se ha incrementado el número de diagnósticos de “Síndrome de Asperger”, patología sobre la que aún existen muchas cuestiones que necesitan ser resueltas. Coincidiendo con la celebración del día internacional de dicha patología, hemos querido hablar un poco sobre ella desde el punto de vista de la neuropsicología.

Una de las principales cosas a tener en cuenta es que, en muchos casos de Asperger, la medida de la inteligencia no se sitúa por debajo de la media, como ocurre en otros trastornos, lo que puede dar lugar a infravalorar los problemas de estas personas. Su mayor afectación se encuentra en el terreno de lo emocional y lo social (empatía, sentido común, capacidad de negociación, juicio social, etc.), aspectos que no miden las pruebas estandarizadas y que son fundamentales para llevar una vida autónoma y satisfactoria.

  1.Déficit en Teoría de la mente

diaasperger-g-180213

      La “Teoría de la mente” es la capacidad que tenemos las personas de formarnos una representación interna de los estados mentales de otras personas. Para ello es imprescindible ir más allá de la apariencia externa, ya que es necesario ponerse en el lugar del otro y así entender que es lo que piensa y siente ante una situación determinada. Sin esta capacidad, es imposible comprender las conductas de los demás, lo que tiene como consecuencia directa un problema en las relaciones sociales.

     

2. Disfunción ejecutiva

Las funciones ejecutivas abarcan procesos tan complejos y necesarios en nuestro día a día como la planificación, el razonamiento, la flexibilidad cognitiva, la toma de decisiones o la inhibición de impulsos. Si estas capacidades no están desarrolladas de una manera adecuada, la persona no podrá afrontar con éxito numerosas situaciones de su vida.

  3. Disfunción del hemisferio derecho

Este hemisferio es fundamental a la hora de expresar e interpretar la información emocional (reconocimiento y comprensión de los gestos faciales) y con aspectos relacionados con la regulación de la entonación y la prosodia. Por ello, si existe afectación de esta zona, la persona tendrá problemas para interpretar gestos, descifrar el lenguaje no verbal, adaptar el tono de voz a lo que quiere transmitir, etc.

Hay que destacar que  ninguno de ellos consigue explicar en su totalidad el funcionamiento psicológico responsable de todos los rasgos asociados a este síndrome, por lo que, como ya hemos dicho al principio, se hace evidente la necesidad de seguir investigando sobre este tema en profundidad.

Para finalizar con una nota positiva, decir que una intervención psicosocial adecuada mejora los síntomas y favorece el crecimiento y la adaptación de estas personas a su entorno.

* Para más información sobre este tema, os recomendamos que consultéis el documento de la Asociación Asperger España Un acercamiento al SÍNDROME DE ASPERGER”: una guía teórica y práctica

 

Related Post

Deja un comentario

Nombre *
Correo electrónico *
Web