Aprendizaje de habilidades funcionales

Aprendizaje de habilidades funcionales. Implicaciones para la rehabilitación en el daño cerebral adquirido

El aprendizaje motor ha sido definido de formas diferentes en las últimas dos décadas. Mientras que el control motor se centra en la comprensión sobre el dominio del movimiento ya adquirido, el aprendizaje motor está constituido por un grupo de ideas abstractas sobre cómo es adquirido y/o modificado, ofreciendo una perspectiva temporal centrada en las características del proceso de aprendizaje. Nociones relacionadas con la forma de estructurar los tratamientos para maximizar los resultados, estimular la transferencia del aprendizaje o el diseño de las actividades esenciales del proceso rehabilitador son, entre otras, cuestiones a las que el aprendizaje motor intenta dar respuesta.

De igual forma, es importante distinguir dos aspectos relacionados con el rendimiento de las acciones  motoras:

  • El proceso por el que se lleva a cabo una acción motora, tarea o función, en un tiempo y en un contexto específico, conocido como “ejecución o desempeño motor”.
  • La noción de “aprendizaje motor”.

Interacción compleja: sistemas perceptivos, cognitivos y de acción

Shumway-Cook y Woolacott definen el aprendizaje motor como “un conjunto de procesos asociados con la práctica o la experiencia que implica cambios relativamente permanentes en la capacidad para producir una acción competente”. El aprendizaje motor no sólo implica procesos motores sino que los mecanismos para el desarrollo de nuevas estrategias habilitadoras demandan de la interacción compleja de los sistemas perceptivos, cognitivos y de acción para el desempeño de las actividades de la vida diaria.

Por otra parte, el desarrollo de una nueva habilidad emerge de la relación que el sujeto establece con la actividad que está siendo desarrollada y el contexto en el que ésta tiene lugar. De esta forma la recuperación de la función o el reaprendizaje demanda de la búsqueda de nuevas soluciones relacionadas con una actividad específica en un entorno particular teniendo en cuenta las limitaciones impuestas por las características clínicas que presente el sujeto. De ahí que no se deba estudiar el aprendizaje motor o la recuperación de una función sin tener en cuenta el contexto en el que los sujetos desarrollan soluciones prácticas para actividades funcionales en entornos específicos.

Aprendizaje de habilidades complejas

El aprendizaje de habilidades complejas como las actividades de la vida diaria (básicas e instrumentales) implica la comprensión de procesos que en el momento actual desconocemos por lo que son estudiadas de acuerdo a un concepto organizado que se establece de lo “básico” a lo “complejo” con respecto a las habilidades conductuales que tienen que ser aprendidas.

Factores que afectan al aprendizaje motor

Existen cuatro factores que afectan al aprendizaje motor:

  • Las fases del aprendizaje.
  • El tipo de tarea que está siendo aprendida.
  • La retroalimentación o feedback.
  • Las características de la práctica para el aprendizaje.

Todos estos factores han de ser considerados a la hora de llevar a cabo un programa de intervención pero las características de la práctica y la retroalimentación parecen ser los factores determinantes para que tenga lugar.

Maximizar el aprendizaje

La investigación relacionada con el aprendizaje motor se esfuerza por determinar la mejor forma de organizar la práctica en el ámbito clínico con el fin de maximizar el aprendizaje, considerando aspectos como: la intensidad de la práctica, los periodos de descanso, el orden de los movimientos y las habilidades entrenadas, las condiciones y el diseño de las tareas presentadas y/o la cantidad de la tarea que es practicada.

Mecanismos de enseñanza

Los mecanismos de enseñanza son esenciales para maximizar los resultados del aprendizaje y deben estar adaptados a las necesidades individuales, teniendo en cuenta las características del sujeto, de la actividad que va a ser entrenada y del contexto donde tendrá lugar dicho entrenamiento. Así, el tipo de información e instrucción verbal, el empleo de técnicas de modelado y moldeamiento y la experiencia previa del sujeto son factores claves a considerar.

Instrucciones verbales

Es una de las maneras más frecuentes y relevantes de orientar el proceso de aprendizaje cuya mayor contribución suele estar relacionada con la generación de una idea global o imagen del movimiento que puede servir como guía para el primer intento. Enfatizan la capacidad para el reconocimiento de los errores, guían el proceso y aportan los datos necesarios para el establecimiento del objetivo, sin olvidar, que las palabras no pueden definir la complejidad de un movimiento a través de una instrucción. Los apoyos verbales son frases concisas, cortas que sirven para dirigir la atención del sujeto hacia las condiciones reguladoras del contexto y como puntos clave de los componentes del movimiento de las habilidades.

Metacognición

El conocimiento sobre las propias capacidades relacionadas con las habilidades motoras, así como, la experiencia previa y el hecho de ser consciente de ciertos componentes importantes de la actividad antes de comenzar a practicarla influyen en el aprendizaje motor.

Modelado

La demostración de la habilidad motora en la que los sujetos pueden observar directamente los elementos de la acción confiere mayor eficacia al empleo de las instrucciones verbales que por sí mismas podrían no ser efectivas para el aprendizaje motor. La información relacionada con las secuencias motoras, los componentes espaciales y temporales del movimiento pueden ser modelados sobre todo si el componente espacial se presenta de una manera estática y discreta.

Actualmente sabemos que la información observada (modelada) contribuye al aprendizaje de las características cualitativas de la habilidad motora, lo que nos orienta a pensar que incluso la información visual muy elaborada puede ser aprendida a través de la demostración.

El beneficio de observar una demostración habilidosa está en que el observador detecta las características que son constantes en el patrón de movimiento observado en la ejecución de la habilidad. Quizá la estrategia más exitosa en el empleo del modelado consiste en combinar la demostración estructurada con la práctica física realizada por el observador. Este hecho tiene la ventaja de implicar más al sujeto en la resolución de problemas del aprendizaje que si fueran presentadas todas las demostraciones previas a la práctica física.

Aunque los principios de la estructuración pueden ser limitados la combinación del modelado y la práctica física resulta en un mejor aprendizaje que la simple observación previa de la práctica física de la habilidad motora.

Influencia de las experiencias previas

La influencia de las experiencias previas en el desempeño de una actividad en un nuevo contexto o sobre el aprendizaje de una nueva habilidad, es la definición más aceptada de este concepto. Dicha influencia podría tener:

  • Un efecto beneficioso (transferencia positiva), es decir, cuando la experiencia previa facilita el desempeño de una habilidad en un nuevo contexto o a una nueva habilidad.
  • Un efecto perjudicial (transferencia negativa), donde el sujeto debido a esta experiencia previa tiene más dificultades para el aprendizaje de una nueva habilidad o la puesta en práctica en un nuevo contexto que si no tuviera experiencia alguna.
  • También podría no tener ningún efecto (transferencia neutra) sobre la habilidad motora. La noción de transferencia es fundamental porque intenta explicar los mecanismos que subyacen al aprendizaje y al control de las habilidades motoras así como las variables contextuales efectivas para que este proceso tenga lugar.

Las condiciones para la práctica y los métodos de enseñanza de las habilidades motoras tienen una clara influencia sobre la transferencia del aprendizaje. La práctica distribuida, la variable y la aleatoria obtienen mejores resultados en el mantenimiento de las habilidades motoras por lo que serían las recomendadas para estimular la transferencia del aprendizaje. De igual forma, el aprendizaje observacional puede estimular la transferencia en función de la habilidad motora ejecutada por el modelo seleccionado, que podrá ser novel (que está aprendiendo) o experto (ya tiene el conocimiento).

La especificidad de los efectos presentados parece proporcionar una guía para el establecimiento de los determinantes de la efectividad de la práctica cuando son consideradas las condiciones bajo las que la ejecución y la transferencia tendrán lugar. Sin embargo, intentar anticipar estas condiciones y después clasificar los tipos de práctica para estas características es muy complejo en la vida real.

Mejores condiciones de práctica

Las mejores condiciones de práctica son aquellas que requieren del sujeto para practicar y aprender los mismos procesos subyacentes que serán utilizados en la vida cotidiana.Cada habilidad o actividad se beneficia de las previas y se beneficiará también de las futuras. Siguiendo la norma de simple a complejo de la secuenciación de habilidades y actividades. Cuando enseñamos habilidades motoras, incluye la práctica de oportunidades en contextos y situaciones que son simuladas o aquellos en los que el sujeto utilizará las habilidades en sus actividades de la vida diaria.

Antes de elaborar un programa de rehabilitación hay que considerar las experiencias previas de las habilidades motoras que el sujeto ha tenido. De este modo se le aporta ventaja con las oportunidades que le permiten beneficiarse de las experiencias que promueven transferencias positivas, y ayudarle en las experiencias negativas.

El aprendizaje motor debe guiar el proceso de intervención clínica para la rehabilitación del control motor. La retroalimentación, la cantidad de práctica y el diseño de las sesiones de rehabilitación son factores necesarios para llevar a cabo dicho proceso.

Objetivo de las sesiones prácticas

El objetivo de las sesiones prácticas debe consistir en proporcionar oportunidades a los sujetos para desarrollar la capacidad de ejecutar actividades que requerirán el uso de las habilidades que están siendo entrenadas y adquirir los objetivos de la acción de aquellas actividades siempre que ocurran.

Las condiciones de la práctica que estimulan a los sujetos a cometer errores (aleatorias) son beneficiosas para ayudarles a aprender habilidades maximizando su capacidad para ejecutarlas en una variedad de contextos y situaciones.

Cuando enseñamos una habilidad motora que demandará a la persona adaptarse a las condiciones de su contexto o a situaciones en las que la persona no ha experimentado, el diseño de las condiciones de la práctica requerirá que la persona ejecute las habilidades en tantos contextos, condiciones y situaciones diferentes como sean presentados.

El entrenamiento de una habilidad motora que demanda una ejecución en un contexto en el que las condiciones reguladoras no cambiarán (estructurado), el diseño de las condiciones de la práctica requerirá que el sujeto ejecute las habilidades en un contexto específico en el que se le requerirá desempeñar la habilidad, pero es necesario también proporcionar experiencias cuando las condiciones no reguladoras y las situaciones sean cambiantes.

Las sesiones de rehabilitación para el aprendizaje de múltiples habilidades o variaciones de una habilidad deben proporcionar oportunidades para practicar todas ellas y siempre que sea posible ser practicadas de forma aleatoria.

Bibliografía

  • Shumway-Cook A, Woollacott MH. Motor control: Translating research into clinical Practice. Philadelphia: Lippincott Williams & Wilkins; 2012.
  • Magill RA. Motor learning and control. Concepts and Applications. Boston: Mcgraw-Hill; 2007.
  • Sánchez-Cabeza A, Arana-Echevarría JL. Aprendizaje motor: teorías y técnicas. En: Cano de la Cuerda R y Collado Vázquez S, eds. Neurorrehabilitación. Métodos específicos de valoración y tratamiento. Madrid: Médica Panamericana, 2012.
  • Sánchez-Cabeza A. Terapia ocupacional para la rehabilitación del control motor. Tratamientos basados en actividades para pacientes con daño cerebral adquirido. Saarbrücken (Alemania): Editorial Académica Española; 2011.

Si te ha gustado esta entrada del terapeuta ocupacional Ángel Sánchez sobre el aprendizaje de habilidades funcionales, puede que también estés interesado en otras de sus publicaciones:

Ángel Sanchez

Ángel Sanchez

Diplomado en Terapia Ocupacional por la Universidad Complutense de Madrid. Máster en Patología Neurológica y doctorado en Patología Neurológica (terapia ocupacional, control motor y daño cerebral adquirido) en la Universidad Rey Juan Carlos. Su trayectoria profesional de más de 15 años se centra en el campo del daño cerebral adquirido, la neurorrehabilitacióny la terapia de mano. Además cuenta con varias publicaciones e investigaciones en el área de la disfunción neurológica y física, así como en el ámbito de las neurociencias.
Ángel Sanchez

Related Post

One thought on “Aprendizaje de habilidades funcionales. Implicaciones para la rehabilitación en el daño cerebral adquirido

  1. fredy 27 de diciembre de 2018 at 04:22 04Thu, 27 Dec 2018 04:22:02 +000002.

    excelente aporte es importantes este aporte a nuestro conocimiento profesional

Deja un comentario

Nombre *
Correo electrónico *
Web