Nuevas tecnologías para personas con discapacidad intelectual

Nuevas tecnologías para personas con discapacidad intelectual: Aumentando oportunidades para una vida mejor


Nuevas tecnologías para personas con discapacidad intelectual por el Centro San Rafael de la Fundación San Francisco de Borja

1.Fundación San Francisco de Borja: presentación entidad 

La Fundación de la Comunidad Valenciana San Francisco de Borja para Personas con Discapacidad Intelectual es una fundación privada benéfica, de asistencia social, que se constituye sin ánimo de lucro y con carácter indefinido.

Finalidad

La finalidad de la Fundación San Francisco de Borja es la atención de personas que se encuentren afectadas por una discapacidad intelectual y que, bien por su situación socio-familiar bien por sus características personales específicas, requieran una atención especializada.

La Fundación proporcionará a las personas que se encuentran en la situación descrita anteriormente, en especial a aquellas que presenten unas necesidades de apoyo extenso y/o generalizado, los apoyos necesarios para el máximo desarrollo posible de sus habilidades adaptativas, procurándoles una mejora de su calidad de vida, a través de unos modelos de atención flexibles, que procuren su máxima normalización e integración social y familiar.

Misión

La Fundación San Francisco de Borja mantiene un compromiso permanente por la defensa de la dignidad y plenos derechos de las personas con discapacidad intelectual. Su misión se concreta en generar oportunidades y proporcionar apoyos personalizados tanto en sus servicios y programas como en la comunidad, para que cada persona pueda desarrollar su proyecto personal y conseguir una vida plena y feliz.

Centro San Rafael

El Centro San Rafael acoge en la actualidad a 60 personas en régimen de residencia y 40 en régimen de Atención de Día. Así mismo, dispone de un servicio de viviendas en las que atiende a 14 personas, 7 en la Vivienda Maldonado y 7 en la Vivienda Gómez-Trénor. A este grupo hay que añadir los usuarios del programa de respiro familiar cuyo número oscila entre 8 a 12 personas.

2. Nuevas tecnologías para personas con discapacidad intelectual

Las nuevas tecnologías constituyen en la actualidad una herramienta presente en la vida cotidiana de cualquier ciudadano, contribuyendo a facilitar su trabajo, su aprendizaje y desarrollo personal, sus comunicaciones y relaciones sociales, su ocio y entretenimiento, su seguridad, etc. Aunque no están exentas de riesgos, un adecuado uso de las Nuevas Tecnologías de la Información y de la Comunciación (NTIC) ayuda al bienestar personal y social.

Nuevas tecnologías para personas con discapacidad intelectual 2
Un usuario del Centro San Rafael feliz tras realizar con éxito un ejercicio de NeuronUP

Sin embargo, las personas con discapacidad no disfrutan de una igualdad de oportunidades para acceder a este mundo tecnológico desaprovechando su potencial para contribuir a su desarrollo personal, para mejorar su comunicación o simplemente para aumentar posibilidades de disfrute y entretenimiento.

En el diagnóstico que la Fundación San Francisco de Borja, se detectó la necesidad de incorporar el uso de nuevas tecnologías en la vida de las personas con discapacidad intelectual a las que apoyan desde sus distintos servicios.

Basados en el modelo de calidad de vida y desde la concepción ecológica de la discapacidad, que afirma que si la persona cuenta con los apoyos adecuados su funcionamiento generalmente mejora, la Fundación San Francisco de Borja quiere ofrecer la oportunidad a sus usuarios de acceder a las NTIC como medio para contribuir a mejorar sus resultados personales, su funcionamiento y su calidad de vida.

Nuevas tecnologías para personas con discapacidad intelectual: igualdad de oportunidades

Para las personas con discapacidad la utilización de las Tecnologías de la Información y de la Comunciación (TIC) potencia sus capacidades y posibilita la realización de tareas y el acceso a servicios, favoreciendo la igualdad de oportunidades.

Parece lógico pensar que si las nuevas tecnologías pueden utilizarse para comunicarnos, recordar nuestras tareas pendientes o aprender nuevos idiomas, igualmente puedan utilizarse como herramientas para la estimulación cognitiva o la comunicación, como vamos a abordar en el presente proyecto.

Nuevas tecnologías para personas con discapacidad intelectual 3
Dos usuarios de la Fundación San Francisco de Borja trabajando con sus tablets

Las TIC como herramientas de inclusión social

Las TIC han demostrado tener un gran potencial para el aprendizaje y la inclusión social de las personas con discapacidad, sobre todo si tenemos en cuenta algunas características psicológicas y de aprendizaje propias de las personas con discapacidad intelectual.

Ya que el buen uso de las TIC ayuda a aumentar la capacidad de almacenamiento y de procesamiento de la información, mejoran la memoria semántica, relacionada con el significado de las palabras y el conocimiento. Igualmente, centran la atención, posibilitan una mejor comprensión de lo abstracto, mejoran la generalización y el mantenimiento del aprendizaje, refuerzan la visión y la audición, así como la coordinación viso-motriz.

Además, corrigen trastornos importantes del lenguaje, fomentan la iniciativa para comenzar actividades y la constancia para realizar tareas menos motivadoras, favorecen la reflexión y optimizan la organización temporal. Y al mismo tiempo potencian la adquisición de aprendizajes como la memoria visual, facilitando un aprendizaje más rápido con el apoyo de imágenes.

También  mejoran la adquisición de conocimientos a través de varios canales sensoriales-multicanal, motivan el aprendizaje a través de actividades educativas, lúdicas y de respuesta inmediata, aumentan su atención y su tiempo de permanencia en las actividades educativas.  De igual manera, la práctica repetitiva es más gratificante a través de las nuevas tecnologías y tras un apoyo gradual, adquieren la autonomía necesaria para su aprendizaje

El proyecto de la Fundación San Francisco de Borja

El proyecto que llevamos a cabo en la Fundación San Francisco de Borja ha favorecido el acceso de las personas con discapacidad intelectual al mundo de las nuevas tecnologías como una herramienta clave para su desarrollo personal, para mejorar la comunicación de estas personas con su entorno y para incrementar sus oportunidades para disfrutar de una mayor calidad de vida.

Desarrollo de lenguajes alternativos

Muchas de las personas con discapacidad atendidas en el centro no disponen de código de comunicación hablado y casi ninguna pueden leer y/o escribir, por lo que las herramientas digitales adaptadas son un campo muy interesante que puede ayudar tanto al desarrollo de lenguajes alternativos de comunicación como  a su inclusión social a partir del uso de redes sociales y otros dispositivos de comunicación digitales, así como favorecer el acceso al mundo cultural que se desarrolla en torno a las tecnologías digitales.

Por otro lado, dentro del mundo digital podemos encontrar interesantes propuestas que contribuyen al desarrollo de habilidades de aprendizaje y a paliar el deterioro cognitivo que sufren algunas de estas personas a las que la demencia se añade a su discapacidad intelectual.

Con este proyecto se ha facilitado el uso de las nuevas tecnologías entre las personas con DI a través del desarrollo de soluciones tecnológicas innovadoras o de la adquisición de las adaptaciones necesarias para que ordenadores, móviles o tabletas, entre otros, puedan ser usados adecuadamente por nuestros usuarios.

3. Como llegamos a NeuronUP

A la hora de analizar el método de trabajo a seguir encontramos que las propuestas pedagógicas que se podían plantear para nuestros usuarios, eran múltiples y variadas de acuerdo a su nivel del desarrollo y sus edades, las diferentes manifestaciones de la conducta, los aprendizajes alcanzados y los objetivos que para cada individuo se planteen en busca de lograr un mayor potencial de habilidades, conocimientos y competencias.

Nuevas tecnologías para personas con discapacidad intelectual
Una usuaria del Centro San Rafael con una ficha en papel de NeuronUP

El proceso de intervención lo comenzamos con una evaluación de las capacidades, habilidades, necesidades y deseos de la persona, así como de las características, apoyos, demandas y restricciones de su entorno, con el fin de definir los componentes que va a tener el sistema, aplicaciones o programas que se iban a utilizar para que resultasen lo más adecuados para el sujeto. Había que seleccionar los productos de apoyo así como  las estrategias de acceso.

La habilitación y la enseñanza se dirigieron tanto a la persona como a su entorno, incluyendo todos los contextos en los que participaba o deseaba participar, así como todas las personas significativas de estos contextos, incluyendo profesionales y, sobre todo, familiares, compañeros y amigos. Esta enseñanza se llevo a cabo en entornos educativos y terapéuticos pero también en entornos naturales, rodeados de interlocutores sensibles y competentes, e implicados en actividades interesantes y enriquecedoras.

Elección de apps y programas

A la hora de empezar a utilizar los dispositivos (tablets, ordenadores, pizarra, etc.) en el aula,  tuvimos que realizar una selección previa de las apps y programas que creíamos que más nos iban a ayudar a conseguir nuestros objetivos. Comprobamos que es conveniente que éstas apps sean, además, motivadoras, con una navegación sencilla, útiles para conseguir nuestro objetivo y adaptables a los diferentes niveles y necesidades de los usuarios.

La aplicación o programa en concreto debía ser eficaz, fiable y satisfactorio en relación con el propósito para el que se había creado, consiguiendo los objetivos de rehabilitación de la persona interesada.

Un usuario realizando la actividad de NeuronUP "Parada en boxes"
Un usuario realizando la actividad de NeuronUP “Parada en boxes”

Para las sesiones utilizamos las tablets, los ordenadores y la pizarra digital con las distintas aplicaciones y programas que consideramos que contribuían al desarrollo de las funciones ejecutivas de los usuarios.

La plataforma NeuronUP fue la que mas encajaba con la necesidad detectada y los perfiles de los usuarios con los que trabajamos ya que cumplía con los requisitos previos que habíamos establecido.

4. Nuestra experiencia con NeuronUP

Nuevas tecnologías para personas con discapacidad intelectual
Un usuario realizando la actividad de NeuronUP “Letras ocultas”

Llevamos unos dos años utilizando la plataforma NeuronUP para trabajar la estimulacion cognitiva con los usuarios. El programa consta de un gestor de actividades (online o en papel) y un gestor de resultados. Gracias a la plataforma hemos realizado sesiones personalizadas adaptadas a cada usuario y sus necesidades.

25 usuarios con grandes necesidades de apoyo se están beneficiando de este programa para trabajar diferentes áreas cognitivas. Las sesiones de cada usuario se van enfocando a los resultados obtenidos en las diferentes escalas de valoración cognitiva y se van eligiendo aquellos ejercicios y aplicaciones orientados a las áreas que han sido puntuadas mas bajas.

Nuevas tecnologías para personas con discapacidad intelectual
Un usuario del Centro San Rafael realizando una ficha en papel de NeuronUP

En las sesiones hemos utilizado la plataforma NeuronUP ya que hemos considerado que contribuyen al desarrollo de las funciones cognitivas de los usuarios. Este programa nos aydua a trabajar distintas aéreas como: memoria, anticipación, toma de decisiones, planificación, monitorización, control de impulsos, inhibición de respuestas inadecuadas, búsqueda organizada, flexibilidad de pensamiento y acción, etc.

 

 

SOLICITA TU PRUEBA GRATUITA DE NEURONUP

 

Beneficio de NeuronUP para los usuarios

El uso de esta plataforma ha dotado de un gran número de beneficios para los usuarios:

  • Aumento de la motivación, del aprendizaje y de la autoestima al poder disfrutar de tiempos de formación mucho más llamativos y llenos de color en las que se favorece el aprendizaje colaborativo, los debates y la presentación de sus propios trabajos a sus compañeros, favoreciendo la autoconfianza y el desarrollo de habilidades sociales.
  • Fomenta y facilita un aprendizaje más significativo y acorde con la sociedad actual.
  • Facilita la comprensión gracias a la potencia que presenta este recurso para reforzar las explicaciones usando vídeos, simulaciones e imágenes con las que es posible interaccionar.
  • Adecuación de los textos e imágenes a su nivel de desarrollo, así como la posibilidad de manipular objetos y símbolos.
  • Las dificultades auditivas y de procesamiento de la información son favorecidas gracias a la posibilidad del uso de presentaciones visuales.
  • Mejora de la coordinación motriz y psicomotriz.
  • Promueve la comunicación y la interacción.

SOLICITA TU PRUEBA GRATUITA DE NEURONUP

 

5. “10 Claves sobre discapacidad y tecnología”

Son muchas las ventajas que tiene la introducción de las nuevas tecnologías para personas con discapacidad intelectual, y muchos también los retos a superar. En nuestra experiencia en el Centro San Rafael, vamos introduciendo poco a poco apoyos tecnológicos, tanto en el ámbito de la comunicación y el área pedagógica,  como en el ocio y las relaciones.

Sea cual sea el perfil de la persona, aquí os compartimos algunas claves de nuestra experiencia:

  1. Sé paciente: es una gran virtud en cualquier acompañamiento personal y la real academia nos indica porqué es necesaria. Del lat. patientia.1. f. Capacidad de padecer o soportar algo sin alterarse. 2. f. Capacidad para hacer cosas pesadas o minuciosas. 3. f. Facultad de saber esperar cuando algo se desea mucho. 4. f. Lentitud para hacer algo. Cualquiera de las 4 acepciones es válida en nuestro caso.
  2. Valora cada paso. Cada detalle cuenta: atreverse a probar, encender un dispositivo, aprender mover el ratón o pulsar una tecla, concluir una tarea, etc. Cada paso es importante y conviene valorarlo, así seguiremos motivando el proceso.
  3. Déjate sorprender. Aprende de la sonrisa que genera cada gesto, la mirada cómplice cuando algo sucede, las muestras de alegría inesperada. Dejar de tratar de controlarlo todo y dejarse sorprender por lo que sucede en el momento más inesperado, le otorgará todo el sentido a este trabajo.
  4. Valora sus capacidades frente a su discapacidad. Sea cual sea la dificultad, toda persona cuenta con unas capacidades únicas e irrepetibles. Conseguir descubrirlas y ponerlas en valor, harán mucho más mágico el proceso de aprendizaje, que catalogar a las personas por aquello que no pueden realizar.
  5. Practica el apoyo activo. Con el planteamiento de “aprendemos haciendo”, el apoyo activo es una metodología de aprendizaje que trata de ayudar a que las personas estén implicadas  y participen activamente en sus vidas. En el ámbito de las nuevas tecnologías es especialmente importante esa participación activa.

SOLICITA TU DEMO DE NEURONUP

 

6. El intento en sí, ya es un logro. Cualquier persona que decida introducir y participar en la introducción de elementos tecnológicos, ya está realizando un esfuerzo y posee una motivación. Más allá de lo que consigamos, el hecho en sí de intentarlo debe ser reconocido y valorado como un esfuerzo.

7. Todo suma. Cualquier avance, cualquier gesto, cada intento suma. Lograremos cosas más vistosas y otras más sencillas y todas ellas cuentan. Aprender a ponerse unos auriculares y conectarlos, acertar en pulsar un icono es igualmente importante que aprender a utilizar los árboles de decisión o desplazarse en una silla gracias a una adaptación.

8. Mejor con unas risas. Todo aprendizaje lleva su tiempo, ensayos y errores, días con muchas ganas y otros que no apetece nada. Si sea cual sea el día, lo acompañamos de unas risas, el camino es mucho más fácil y amable.

9. Deja que la persona sea la protagonista. Aunque hayas trazado un plan de trabajo impecable, con todos los elementos pedagógicos y tecnológicos necesarios, deja que la persona sea la protagonista. Con sus ritmos, sus gustos, y sobre todo sus sueños. Dará mucho más fruto y sobre todo, hará que el trabajo tenga sentido para él o ella.

10. Comparte la experiencia. Sea de un día o de diez años, toda experiencia mejora al ser compartida y por eso, desde San Rafael os compartimos la nuestra.

Nuevas tecnologías para personas con discapacidad intelectual
Una usuaria del Centro San Rafael utilizando NeuronUP

Nuevas tecnologías para personas con discapacidad intelectual por el Centro San Rafael de la Fundación San Francisco de Borja

Si te ha gustado este artículo sobre nuevas tecnologías para personas con discapacidad intelectual, puede que también te interese:


Deja un comentario

Nombre *
Correo electrónico *
Web