corteza cingulada anterior

La corteza cingulada anterior: control ejecutivo, control emocional

Se acaba agosto y de nuevo volvemos a abrir este espacio dedicado al Blog. Hemos escrito algunas entradas que queríamos compartir con vosotros poco a poco. Nos gustaría escuchar vuestras opiniones sobre los temas que proponemos, y que propongáis otros que os parezcan interesantes.

Las siguientes cuatro entradas hablarán respectivamente de:

1. Adolescencia:

La etapa (neuropsicológica) casi desconocida. Hablaremos de cómo los modelos de adolescencia que la ven como una etapa de tránsito caracterizada por un control frontal deficiente son parcialmente incorrectos.

2. Orexinas:

Vigilia, hambre y Alzheimer. Sobre la importancia de este neuropéptido en diferentes aspectos neuropsicológicos.

3. Modelos de conciencia

¿Zombis sin mentes o fantasmas sin cuerpo? Sobre la dicotomía (y la controversia) que existe para implementar un modelo de conciencia y autoconciencia en las Neurociencias.

4. La red en reposo.

Una red a gran escala en el cerebro con particularidades funcionales y un papel fundamental en algunas enfermedades mentales.

Hecho este prólogo, hoy hablaremos sobre la corteza cingulada anterior (CCA).

Control ejecutivo de la CAA

Posner et al. (2007), Posner y Rothbart (2007), y Bush, Luu & Posner (2000) han propuesto que la corteza cingulada anterior, y en concreto el giro cingulado anterior, forma parte de una red atencional ejecutiva, y que su principal papel es el de regular el procesamiento de la información de otras redes, tanto en modalidades sensoriales, como emocionales (Öschner & Gross, 2005).

El término control cognitivo hace referencia a una serie de funciones ejecutivas que sirven para configurar los sistemas cognitivos con la finalidad de realizar una tarea, especialmente en situaciones que suponen esfuerzo o una conducta no rutinaria (Botvinick et al., 2004).

¿Cómo se produce esta configuración? Algunos autores (Botvinick et al., 2004; Posner et al., 2004) han propuesto una hipótesis de monitorización del conflicto, en la que se produce una detección de conflicto en la tarea. Cuando se produce esta detección, la CCA pone en marcha una serie de reajustes estratégicos en el control cognitivo y en la planificación de la respuesta, con la finalidad de reducir el conflicto en el ensayo siguiente, y acertar.

Estos resultados han sido refinados por Dosenbach et al. (2008). Para su grupo la CCA –y, especialmente, la CCA dorsal-, parecen ser un nodo de procesamiento que gana peso frente a estructuras prefrontales como estructura necesaria para realizar tareas cognitivas de alto nivel; especialmente cuando es necesario mantener un set cognitivo, y para detectar que dicho set está fallando en la ejecución de una tarea.

¿En qué medida la Corteza Cingulada Anterior media en este proceso?

Botvinick y cols. (2004) establecen que la monitorización de conflicto supone que si la CCA está implicada en monitorizar y evaluar los resultados de una acción, podría ser que el conflicto fuese uno de los resultados a los que la CCA es sensible. Esto podría darse mediante la detección de una reducción en la recompensa, y también mediante la detección de un aumento en el umbral de esfuerzo, ambas funciones que han sido ligadas a la CCA.

Por tanto, la CCA se encargaría de establecer ambos parámetros junto con una estimación del coste-beneficio que subyace a la selección de una estrategia o acción. La monitorización no se encargaría de la selección de una estrategia cognitiva de resolución o un plan de acción, como hemos visto, sino de un mecanismo de control evaluativo de los resultados que, en caso de que no sean satisfactorios, envían información a otras estructuras y nodos del sistema de planificación –la red frontoparietal y el cerebelo- que se encargan de gestionar el error, establecer estrategias de actuación, y del aprendizaje.

Fan, Hof, Guise, Fossella & Posner (2007), citando a Strick y Picard (2001), establecen una división funcional durante el procesamiento de conflicto, en la que la:

– corteza cingulada rostral anterior está implicada en el procesamiento del conflicto.

– La corteza cingulada rostral posterior está implicada en la selección de respuesta, y

– la corteza cingulada posterior en la ejecución del movimiento.

Para este grupo, las conexiones entre esta estructura y otras son efectivas, es decir, ejercen un control top-down que redirige la información: cuando el conflicto se detecta en la CCA rostral, esta información se dirige a zonas posteriores de la corteza cingulada y zonas del lóbulo frontal (especialmente la corteza motora suplementaria, la corteza premotora y la corteza prefrontal lateral) para la selección y ejecución de la respuesta.

CCA rostral: ¿un mecanismo de control emocional?

La corteza cingulada anterior rostral resuelve el conflicto emocional suprimiendo la actividad de la amígdala y sus conexiones salientes, lo que conduce a un debilitamiento de las respuestas autonómicas simpáticas. Por tanto, estamos hablando de un fenómeno top-down emocional. Para hablar de control emocional inhibitorio, debemos hacer una distinción entre procesos conscientes y no conscientes. Etkin et al. (2004) ya demostraron que existen diferencias en la actividad de la ACC rostral cuando los estímulos son conscientes y cuando no lo son.

Durante el procesamiento inconsciente de los estímulos, los sujetos difirieron ya que no podían identificar la ansiedad relacionada con la vigilancia con un estímulo amenazante relacionado con el contexto, y por tanto difieren según su nivel de ansiedad individual. Los resultados también mostraron que una vez que los sujetos habían reconocido la potencial amenaza, respondían de la misma manera y con independencia del tipo de terapia que habían recibido –es decir, que al haber tenido éxito reducían igualmente su ansiedad-. En definitiva, la CCA rostral podría ejercer un control consciente de la emoción inicial no consciente producida por la amígdala, dilucidando dos etapas de procesamiento emocional.

La implicación para el procesamiento atencional es evidente e importante. En las patologías que implican al procesamiento emocional, la sobreactivación de la amígdala hace a los sujetos más sensibles ante la interferencia, con una elevada distraibilidad para los pacientes psiquiátricos. Esta sobreactivación, además, se correlaciona con una hipoactivación de la CCA rostral.

¿Cómo se relaciona este mecanismo de control emocional con algunas patologías clínicas?

En la depresión, existe una hiperactivación de la corteza prefrontal medial y de la CCA rostral durante el procesamiento autoreferencial de palabras negativas. La actividad de la CCA rostral presenta la relación entre la actividad de la corteza prefrontal medial y la severidad de los síntomas. De hecho, la relación entre la corteza prefrontal medial, la amígdala, y la CCA rostral presentaba una correlación entre el procesamiento autoreferencial y el procesamiento de información emocional negativa (Yoshimura et al., 2009).

En el estrés postraumático, mostrarían una hipoactividad de la CCA rostral durante la evocación del trauma y su re-experimentación, y la severidad de los síntomas está correlacionada fuertemente con la hipoactividad de la CCA rostral. De la misma manera, en sujetos con ansiedad se produce un fallo en la supresión de la actividad de la amígdala. Además, durante una situación percibida como fuertemente amenazante, la ansiedad se correlaciona negativamente con la actividad de la CCA rostral, y positivamente con la CCA dorsal, lo que podría explicar el estado de hipervigilancia.

Los cambios en la actividad dependerían del grado de amenaza percibida. Y esta amenaza percibida varía según la anticipación de los estímulos aversivos. Lo cierto es que, Straube et al. (2008) también muestran en su estudio que existe una variación en la actividad de la corteza cingulada que depende de ese grado de amenaza percibido.

Continuo atención-emoción

Es en estos fenómenos donde podemos ver cómo atención y emoción se convierten en un mismo fenómeno, excluyendo dicotomías tradicionales que poco a poco se desechan. Existe un continuo atención-emoción, y diferentes grados de control entre ambos. La emoción intensa acapara los recursos atencionales hasta la hipervigilancia, o bien hasta la absoluta distraibilidad respecto a estímulos contextuales relevantes. Por tanto, las emociones pueden modular la atención escogiendo un tipo de foco atencional frente a otro, como por ejemplo las señales interoceptivas en sujetos con hipocondría.

O bien los recursos cognitivos pueden ejercer control sobre las emociones, permitiendo su control, o su reformulación (que es lo que ocurre en muchas terapias), para lo cual deben reclutar recursos atencionales enfocados a ello, como por ejemplo en la comprobación de argumentos absurdos durante la depresión, o durante la reformulación cognitiva de las fobias.

En definitiva, la corteza cingulada es una estructura “de paso”. Permite comprobar nuestra evolución como especie dentro de nuestro propio cerebro: de las estructuras que nos igualan al resto de animales (el sistema límbico), a las zonas cognitivas superiores (neocorteza); y cómo unas estructuras influencian a las otras.

¡Esperamos vuestros comentarios!

Un saludo.

Javier Tomás Romero

Javier Tomás Romero

Licenciado en Psicología (Universidad Pontificia de Salamanca),Máster en Psicología Forense(Asociación Española de Psicología Conductual), Máster en Neurociencia (Universidad de Granada) y Máster en Neuropsicología (Universidad de Salamanca).
Javier Tomás Romero

Related Post

3 thoughts on “La corteza cingulada anterior: control ejecutivo, control emocional

  1. Ruben 14 de julio de 2018 at 19:50 07Sat, 14 Jul 2018 19:50:39 +000039.

    Muy buen blog felicidades y gracias

  2. david salinas 31 de agosto de 2018 at 22:34 10Fri, 31 Aug 2018 22:34:54 +000054.

    sugerencia revisar
    Salinas D The nanomafia: nanotechnology’s global network of organized crime Int Phys Med Rehab J. 2018; 3(3):273-7

  3. alan bergues 02 de septiembre de 2018 at 16:18 04Sun, 02 Sep 2018 16:18:24 +000024.

    Interesante….gracias

Deja un comentario

Nombre *
Correo electrónico *
Web