Guía Breve para la Revisión de Literatura sobre Apraxias

Guía Breve para la Revisión de Literatura sobre Apraxias Vol. 2

¿Alguna vez te has perdido al leer distintos artículos y libros sobre apraxias?

Esta es la segunda entrega de una breve guía para la revisión de literatura sobre apraxias; concebida para facilitar la tarea a todo profesional o aficionado que se disponga a consultar una vez más distintas publicaciones sobre el tema.

Para una mejor comprensión de este post y una visión completa, es recomendable la lectura de ambos volúmenes de la guía. Aquí puedes leer el primer volúmen de la guía breve para la revisión de literatura sobre apraxias.

Espero que os sea útil.

Guía Breve para la Revisión de Literatura sobre Apraxias Vol. 2

1. La definición de apraxia como un trastorno de las habilidades aprendidas

La apraxia se ha definido de diferentes maneras. Muchos autores la plantean como un trastorno en la ejecución de los movimientos previamente aprendidos (además de que ocurra en ciertas condiciones, como el ser un trastorno adquirido, en ausencia de alteración de los sistemas aferentes y eferentes, y no atribuible a problemas de reconocimiento de los objetos, comprensión de tareas, o de falta de motivación) [1,2,3].

Fue Norman Geschwind quien sustituyó el concepto de imágenes mentales conscientes del modelo seminal de Liepmann [4] por el de habilidades motoras aprendidas; concibiendo así el control motor, como dependiente de la experiencia previa (memorias motoras) y de una vía desde el lugar de almacén de los movimientos aprendidos hasta el de su ejecución [5].

Por tanto las definiciones de apraxia como trastornos de las habilidades aprendidas, llevan implícito el concepto de almacénde movimientos y de la apraxia como un trastorno que afecta a estas memorias.

Se ha considerado [5] que al eliminar tanto las imágenes mentales como su conversión en comandos de ejecución, el modelo de Geschwind eliminaba también el componente cognitivo del control de las acciones.

Hoy no se cuestiona el componente cognitivo de la apraxia, y en la literatura actual conviven las definiciones de apraxia como trastorno de los movimientos aprendidos, con la clasificación de apraxia de las extremidades en ideacional e ideomotora, y por tanto con el mecanismo secuencial concepto-ejecución y con el componente cognitivo del control de los movimientos.

Otras definiciones de apraxia se refieren a un déficit en los movimientosdeliberados (purposive) [3], asumiendo por tanto el componente cognitivo de una forma más explícita, mientras otros la contemplan como un síntoma entre lo cognitivo y lo motor [6].

2. La doble acepción de la apraxia ideacional

Como se ha señalado [1], el término apraxia ideacional se ha utilizado de dos formas distintas:

  1. Como incapacidad de entender cómo se utilizan los objetos (fallo en el conocimiento de la acción de los objetos), que podría interpretarse como una agnosia para el uso de objetos.
  2. Como incapacidad para realizar una secuencia de acciones (ej. preparar café o lavarse los dientes), considerándose un fallo en el establecimiento del plan ideacional; de la sucesión lógica de los movimientos, a pesar de que cada movimiento por separado sí pueda realizarse adecuadamente.

Esta doble concepción se solapa con las distintas definiciones de apraxia ideacional en función de los diversos criterios clínicos o conductuales (ver volumen 1 de esta guía), lo que puede añadir más confusión al lector de bibliografía sobre apraxias de las extremidades.

3. Criterios utilizados en las clasificaciones generales de apraxias

En la literatura hay cierta discrepancia en las clasificaciones generales de las apraxias [1].

Los criterios que se han utilizado para elaborarlas comprenden:

  1. Si se presenta en forma unilateral o bilateral
  2. El segmento del cuerpo comprometido: extremidades, tronco o partes de la cara
  3. Si afectan al lenguaje/habla
  4. Si se trata de apraxia por trastornos en la ejecución de movimientos (apraxias motoras) o por trastornos de naturaleza espacial (apraxias espaciales como la apraxia construccional y la apraxia del vestir)[1].

Algunos autores prefieren no considerar las apraxias construccional y del vestir como apraxias propiamente dichas sino como trastornos espaciales[1].

4. Una clasificación comprehensivade las apraxias

Ardila y Rosselli [1, 7] proponen una clasificación general de las apraxias que integra todos los criterios mencionados arriba(Fig. 1)

Guía Breve para la Revisión de Literatura sobre Apraxias Vol. 2
Clasificación general de las apraxias propuesta por Ardila y Rosselli [1, 7]

5. Más notas sobre posibles confusiones derivadas del uso del lenguaje y la traducción

  • Los términos purposive movementsse pueden traducir como movimientos deliberados (también podría ser intencionados, voluntarios, premeditados, decididos). Otras posibilidades son movimientos útiles o que desempeñan una función.

Un movimiento puede no tener más utilidad o función que la de realizarse para ser evaluado por un neuropsicólogo. De hecho es conocida la disociación automático-voluntario que se da en las apraxias, cuando un paciente no realiza un movimiento a la orden pero sí espontáneamente, y que por ello hay investigadores que creen que la apraxia de las extremidades es un trastorno limitado al contexto de evaluación y que en la vida cotidiana pasa desapercibida [3].

Puede ser útil tener en cuenta todas las posibles traducciones o connotaciones de purposivemovements a la hora de interpretar las definiciones de apraxia y los modelos que se defienden en cada publicación.

Por Lidia García Pérez

Si te ha gustado esta guía breve para la revisión de literatura sobre apraxias , quizá te pueda interesar también otros artículos del blog de NeuronUP:

Bibliografía

  1. Ardila, A. y Rosselli, M. (2007). Apraxia. En E. Márquez y L. Rodríguez (Ed.), Neuropsicología clínica(p. 127-139). México D. F., México: El Manual Moderno.
  2. Portellano, J. A. (2010). Introducción a la neuropsicología. Madrid: McGraw Hill.
  3. Bartolo, A. &Ham, H. S. (2016). A CognitiveOverview of Limb Apraxia. CurrentNeurology and NeuroscienceReports16:75
  4. Liepmann H. Apraxie. In: Brugsch H, editor. Ergebnisse der gesamtenMedizin. WienBerlin: Urban&Schwarzenberg; 1920. p. 516–43.
  5. Goldenberg (2014b). Thecognitiveside of motor control.Cortex, 57, 270-274
  6. Goldenberg (2014a). Challengingtraditions in apraxia. Brain, 137, 1854-1862.
  7. Ardila, A. y Rosselli, M. (1992). Neuropsicología clínica. Medellín: Prensa Creativa.

 


 

Lidia García Pérez

Lidia García Pérez

Licenciada en Psicología (Universidad Complutense de Madrid), Máster en Neurociencia (Universidad Autónoma de Madrid), Máster en Evaluación y Rehabilitación Neuropsicológicas (Universidad Camilo José Cela)
Lidia García Pérez

Related Post

Deja un comentario

Nombre *
Correo electrónico *
Web